Ir al contenido principal

En busca del oro olímpico






Los juegos olímpicos son el único período de tiempo en el que nos damos cuenta que existen otros deportes diferentes al fútbol, basquetball y tennis. Vemos que nuestros periodistas reconocidos por opinar de fútbol empiezan a  comentar  otros deportes; quizá sin saber mucho,  pero como nosotros sabemos menos ni nos enteramos de su incompetencia. 

Sin embargo este año, todo se verá opacado, porque a la selección uruguaya de fútbol se le ocurrió después de más de ochenta años de ausencia, clasificar a los juegos olímpicos. Por ende en el único momento que tendremos para hablar de atletismo, badminton, equitación,  halterofilia, hockey hierba, pentatlón moderno o aguas tranquilas; vamos a estar hablando de Suarez, Cavani, Gaston Ramirez, Tabarez, La Joya Hernandez y otros jugadores más.


Si a esto le sumamos a que en el único deporte en  que tenemos chance de ganar una medalla es el fútbol; dejará sumido al resto de los deportes y al resto de los deportistas en nuestra más absoluta ignorancia.




La historia reciente tiene una excepción a esto.  El ciclista Milton Wynants, al que nadie conocía hasta ese momento, ganó  una medalla de plata en los juegos olímpicos de Sidney 2000, en una modalidad de ciclismo que nunca nadie llegó a comprender.


Seguramente casi ningún televidente estaba viendo en vivo cuando Milton ganó su medalla. Así que para reparar este error de no estar presente en vivo; cuatro años después cuando Milton volvió a competir nos ilusionamos y creímos ingenuamente que esta persona podía volver a ganar otra medalla.
Los Uruguayos, en un hecho sin precedentes,  nos juntamos una tarde frente al televisor a ver un deporte distinto del fútbol. Y por un momento creímos que la medalla era posible, pero como niño al que su mamá le enseña que no corra tan rápido de primera porque sino va a llegar muy cansado al final de la carrera; Milton gastó todas sus energías en los primeros diez minutos y  perdió; demostrando que su triunfo en Sidney fue pura casualidad, y que no era otra cosa que un deportista muy amateur.



Pero vamos a lo importante. Y desde aquí en más hasta los próximos juegos olímpicos no se hablará en este blog de otra cosa que fútbol. Así que ¿cómo le va a ir a Uruguay en los juegos olímpicos?.




La selección Uruguaya es una selección desbalanceada. Tiene un perfecto ataque, y una horrible defensa. En Uruguay cuando un equipo tiene estas características se dice que sufre el síndrome de Juan Ramón Carrasco.  Entonces vamos a ganar algún partido 6 a 0 y a creernos que somos el mejor equipo del mundo, luego perderemos 8 a 0 y finalmente quedaremos eliminados sin conseguir absolutamente nada.



Existe igual otro escenario; en el que Uruguay gana la medalla de oro; pero al igual que cuando Carasco ganó, otro hecho asociado al fútbol de muchísima mayor importancia opacará la victoria.



Comentarios

  1. Che, fuiste un poco injusto con Winants. Medalla de plata y es un deportista amateur?

    ResponderEliminar
  2. No entiendo el porque de las fotos finales. ¿ acaso como el perro que se muerde su propia cola ?
    Ah, tampoco entiendo eso de ".. pero al igual que cuando Carrasco ganó.."
    Por favor aclare.

    ResponderEliminar
  3. Cualquier deportista que vaya a los juegos olímpicos y no sea futbolista, es un deportista amateur; no importa lo que gane.

    Juan Ramón salió campeon Uruguayo con Nacional en el 2011, pero todo el mundo estaba pendiente de la final Peñarol Santos por copa libertadores. Todos sabemos que Peñarol no perdió esa final debido a la brillante actuación de Neymar. Tampoco la perdió por no patear al arco en todo el partido de vuelta. Peñarol perdió gracias a que Carrasco renunció a la conducción técnica de Nacional días antes de que se disputaran las finales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora comprendo. Carrasco renuncia, rompe su karma, la maldición que pesa sobre él y evita que Peñarol salga campeón.
      Esa jugada suya valió mucho más que su juego vertical y una tonelada de tiqui-tiquis.
      Pagó su precio, se reconcilió con los dioses y comenzó su recorrida sudamericana en busca de la gloria imposible. Como el ave Féniz volverá a Fénix
      De cualquier manera, aunque tengas razón sos un manya desfachatado

      Eliminar
  4. A mí sí me gustó tu blog Tommy Knocker!
    Esperaré ansioso otro anális del chorro.

    ResponderEliminar
  5. Inti-Gas quedó eliminado...." It´s a gas gas gas "

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pare de sufrir

El 7 de Setiembre volveremos a sufrir. Vuelve la eliminatoria sudamericana.  No recuerdo, ni tengo el conocimiento de si alguna vez no sufrimos; seguramente dejamos de sufrir por quedar eliminados antes de que termine, y por eso pudimos disfrutar algún partido con tranquilidad.

Creíamos nosotros ingenuamente que con esta selección; campeona de América, cuarta en el mundo; no íbamos a sufrir. La realidad fue otra; ese sentimiento nos acompañará siempre.

El juego de la eliminatoria se puede resumir de la siguiente manera. Uno tiene 8 partidos de local y tiene que ganar todos y si no los gana tiene que recuperarlos de visitante.Si uno termina con saldo 0 (se gano todo de local y se perdió todo de visitante) o más  hay grandes probabilidades de clasificar; en caso contrario a sufrir. Por ejemplo en la eliminatoria pasada Uruguay llegó al repechaje con saldo -3, y Argentina que fue el último clasificado directamente lo hizo con saldo +1.

 La tabla de posiciones de puntos ganados no aporta…

La gran estafa

El único objetivo de un torneo corto es el enfrentamiento entre Peñarol y Nacional. Los partidos previos en que dichos equipos se enfrentan a cuadros del campeonato under, son como una campaña de expectativa, para que los periodistas deportivos puedan establecer quien es el favorito a partir de los resultados.  Dado que uno está  aburrido de diez fechas con partidos intrascendentes uno espera en el clásico al menos ver un gol o varios  expulsados. Sin embargo nos encontramos con un empate 0 a 0 y con los 22 jugadores en la cancha al final del partido. El empate es como ir a escuchar a los Rolling Stones y que no  toquen Satisfaction, ir a ver a Paul Mc Cartney y que no toque Yesterday, ir a ver a la Vela Puerca y no sentir olor a porro, o ver seis temporadas de Lost y cuando llega el final queden la mayoría de los misterios que nos mantuvieron en vilo desde el comienzo de la serie sin respuesta.
Para no deprimirnos ante el empate,  sportsdomi ha inventado la figura del ganador honor…

La verdadera historia de la salida de Pablo Bengoechea.

En cualquier actividad de la vida, si van a echar a alguien de un puesto de trabajo es para poner a una persona mejor y más capaz de la que había antes. Sino se consigue esa otra persona lo mejor es mantener a quién estaba en su cargo hasta que aparezca algo mejor. Las oportunidades no aparecen a fin de temporada, ni los malos resultados son siempre el desencadenante de un cambio... a veces simplemente se encontró alguien mejor para desempeñar la tarea.  Esto es lo que le pasó a Pablo Bengoechea.
Esta crónica es producto de una investigación de diversas fuentes, de las cuales estoy muy agradecido pero cuyos nombres permanecerán en el anonimato.

La llegada de Bengoechea a Peñarol



Juan Pedro Damiani quería que Diego Aguirre fuera el técnico de Peñarol. Como no pudo, tuvo que escoger otro director técnico. Para esto optó por un ídolo del club: Pablo Javier Bengoechea. En este punto no había convencimiento del presidente, pero era el nombre menos malo.

El clausura y las finales



Con un equip…