Ir al contenido principal

Alonso, el tornado que arrasó a Peñarol.


En el año 1991, el equipo de Nacional contrató a un jugador Panamenio, el señor Julio Cesar Dely Valdez. Tan exitosa fue su actuación que se creyó que era una buena idea contratar jugadores centroamericanos en el fútbol uruguayo. Hasta incluso contrataron a parientes de Dely Valdez creyendo que poseían las mismas virtudes.  Fue así que en el fútbol uruguayo se comenzaron a traer jugadores de esa región, sin que ninguno se destaque. Es más el jugador centro americano más destacado hasta hoy es Dely Valdez.


En el año 2011 el Muñeco Gallardo, se retira del fútbol y es contratado como técnico de Nacional. Era sorprendente, un técnico joven que hace poco formaba parte del plantel de jugadores pasaba a la parte técnica. Su actuación fue exitosa ya que sacó a Nacional campeón Uruguayo. Quedará para la anécdota la creencia de que ese campeonato no lo ganó Nacional sino que lo perdió Peñarol.
 A partir de esto, se empezó a creer que técnicos jóvenes podían dirigir a un equipo VIP y tener éxito. Fue así que Peñarol decidió contratar a un técnico joven dos años después de retirarse del fútbol... para dirigir a su club.

Así arrancó, con la felicidad que da la juventud...en aquella creencia de adolescente que se puede llevar a todo el mundo por delante. Que puede conseguir cosas que nadie consiguió. "No descansaré hasta ganar la Copa Libertadores" dijo el tornado. Hoy en día podría ser más prudente y haber hecho alguna otra declaración:

  • No descansaré hasta ganarle a Rentistas.
  • No descansaré hasta pasar alguna fase de algún torneo internacional.
  • No descansaré hasta que algún defensa de Peñarol pare a algún jugador de River de Uruguay.
  • No descansaré hasta que el Japo Rodriguez se acueste un sábado a las diez de la noche y sobrio.
  • No descansaré hasta que Carlitos Nuñez juegue dos partidos sin lesionarse.
  • No descansaré hasta ganar dos partidos seguidos.
  • No descansaré hasta que Danubio no nos haga dos goles en cuatro minutos.
  • No descansaré hasta que terminemos dos partidos seguidos con 11 jugadores.
  • No descansaré hasta encontrar un arquero que ataje. 
  • No descansaré hasta terminar un partido sin recibir goles.


Quizás fue esa imprudencia de la juventud el poner una vara alta. 


La breve carrera de Alonso


Una eliminación temprana:
Desde muy chico, la primera vez que uno comienza a hacer actividad física, a uno le enseñan que no puede poner toda la carne en el asador de primera. Si voy a correr 20 vueltas a la manzana, no puedo arrancar corriendo con toda de primera, pues probablemente me canse y no logre hacer las 20 vueltas. Hay que arrancar despacio, suave... y si vemos que podemos aguantar, aceleramos sobre el final. 
Con la Copa Sudamericana pasó algo similar. Peñarol puso un equipo netamente ofensivo... olvidando que la defensa de Peñarol no se conocía entre sí. Solamente con Piriz para la contención, Peñarol jugó con Pacheco, el Japo, Estoyanoff, Zalayeta y Nuñez. Demasiados delanteros. ¿Qué pasó?... Dejó a su defensa regalada y en menos de 20 minutos ya iba perdiendo 2 a 0. Incluso a pesar de que luego el equipo de Cobreloa quedara con un hombre menos, Peñarol no pudo hacer ni un gol. 
Algunos llegaron a pensar que estábamos ante la presencia del Bayer Münich sudamericano. Grave error, a la siguiente fase Cobreloa quedó afuera, frente a un equipo de nombre "La equidad"

Un debut para el olvido

¿Qué decir del debut de Peñarol en el Campeonato Uruguayo?... Hacía tiempo que no se veía en el estadio un equipo menor tan superior a un grande. El ataque de River le hizo varios hijos a la defensa de Peñarol, la que aún está persiguiendo a sus rivales.

Un empate extraño:
Tal vez uno de los mejores partidos de Peñarol, fue contra Defensor en el Franzini.  En desventaja buscó el gol hasta el final. Lo consiguió mediante un penal inesperado... con una muy mala ejecución de Pacheco, del que se vio que solo está para ganar los Samsung Galaxy S4.

El castillito de arena:


Rentistas aparentaba ser el repunte de Peñarol. Si a uno le dicen que Peñarol le va a hacer dos goles a Rentistas probablemente piense que Peñarol va a ganar ese partido.
 Pero no, y este partido perdido por errores defensivos graves. Diría que imperdonables. Pase de Macaluso a Castillos que intercepta un delantero de Rentistas y gol... SAQUE DE ARCO DEL ARQUERO DE RENTISTAS... Y GOLLLL.....
Así es imposible.

El día que Alonso ganó:

Pero un día Alonso ganó. Venció a Racing de Sayago por 3 a 2 y con un hombre menos casi todo el partido. De todas formas, siempre lo mismo... Peñarol dominaba claramente el partido y el tanteador (ganaba 3 a 0) y dos errores infantiles de la defensa propiciaron el 3 a 2.
Alonso recordará ese día como el único partido que ganó.

Cambia todo cambia:
Peñarol no jugó mal ante Danubio, incluso en momentos dominó el partido. Pero Alonso olvidó la importancia de Zalayeta para defender. Dos errores defensivos y en cuatro minutos Danubio pasó a ganar 2 a 1.

La hoguera:
Ante el equipo Bohemio Peñarol perdió. Hizo un gol el equipo aurinegro, pero un error de Lerda puso el 1 a 0 inicial del partido que desencadenó el empate y puso a Alonso en la hoguera.


Así quedó Peñarol, cuando un tornado pasa. Dejó a Peñarol sin Copa Sudamericana y con únicamente cinco puntos en seis fechas. Y no hay técnico joven ni jugador Panameño que lo salve...



- Ey esperen, esperen. Merezco un juicio - dijo Diego Alonso.
- Estimado Alonso, déjeme leerle sus derechos:

Usted tiene derecho a ir a un juicio previo a irse a la hoguera salvo que se de lo siguiente:

  • Cuando la fecha del torneo en disputa es mayor que tres, si en el campeonato se llevan disputado más fechas que puntos ganados y no se este participando con éxito de ningún torneo internacional que avale ese puntaje, no se tiene derecho a juicio, se va directo a la hoguera. 

Epílogo:

- Danilo Lerda querido. Muchas gracias. Acá tenes tu Samsung Galaxy S4
- Gracias Tony - respondió Danilo.
- De nada. Una promesa es una promesa
- Me siento un poco culpable. ¿Hemos hecho bien en sacar a Alonso?
- Danilo, si vos queres atajar algún día en el equipo titular y seguir de titular siempre, (no como el Polilla que te saco vaya a saber porque) no cuestiones lo que los más grandes hacemos. Peñarol es mucho más importante de lo que vos pensas o crees.
- ¿Por qué no te gustaba Alonso?
- Muy amigo de Diego Aguirre. Igual ya fue. A Alonso lo eligió la dirigencia, pero si no tiene el aval mío y de Darío difícil que logre dirigir Peñarol. Quiero que te quede algo claro... los que mandamos acá somos Darío y yo. Y tuvo suerte. ¿Te acordas del gol que le hice a Defensor?... Se la regalé al arquero y fue gol igual. No era mi idea anotar ese día. Ahora si Tito hace lo que queremos, volveré a hacer goles yo, el Lolo y Peñarol dejará de tener problemas  con los arqueros... Bueno invito  a todo el plantel a mi casa hoy. Nada de cámaras, y ya contrate una camioneta con vidrios polarizados para que luego de la fiesta todos volvamos sanos y salvos a nuestras casas sin miradas indiscretas.

Así se despidió el Tony, caminando. Solo se detuvo, para agarrar dos cachorros abandonados, dio media vuelta y le dijo a Danilo...
- Ya tengo mil perros en casa. Si queres atajar, hacete cargo vos de estos perros. Adoptalos vos o conseguí alguien que los adopte, pero hacete cargo de ellos. Bastante  yo que me hago cargo del plantel de Peñarol.


FIN.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pare de sufrir

El 7 de Setiembre volveremos a sufrir. Vuelve la eliminatoria sudamericana.  No recuerdo, ni tengo el conocimiento de si alguna vez no sufrimos; seguramente dejamos de sufrir por quedar eliminados antes de que termine, y por eso pudimos disfrutar algún partido con tranquilidad.

Creíamos nosotros ingenuamente que con esta selección; campeona de América, cuarta en el mundo; no íbamos a sufrir. La realidad fue otra; ese sentimiento nos acompañará siempre.

El juego de la eliminatoria se puede resumir de la siguiente manera. Uno tiene 8 partidos de local y tiene que ganar todos y si no los gana tiene que recuperarlos de visitante.Si uno termina con saldo 0 (se gano todo de local y se perdió todo de visitante) o más  hay grandes probabilidades de clasificar; en caso contrario a sufrir. Por ejemplo en la eliminatoria pasada Uruguay llegó al repechaje con saldo -3, y Argentina que fue el último clasificado directamente lo hizo con saldo +1.

 La tabla de posiciones de puntos ganados no aporta…

La gran estafa

El único objetivo de un torneo corto es el enfrentamiento entre Peñarol y Nacional. Los partidos previos en que dichos equipos se enfrentan a cuadros del campeonato under, son como una campaña de expectativa, para que los periodistas deportivos puedan establecer quien es el favorito a partir de los resultados.  Dado que uno está  aburrido de diez fechas con partidos intrascendentes uno espera en el clásico al menos ver un gol o varios  expulsados. Sin embargo nos encontramos con un empate 0 a 0 y con los 22 jugadores en la cancha al final del partido. El empate es como ir a escuchar a los Rolling Stones y que no  toquen Satisfaction, ir a ver a Paul Mc Cartney y que no toque Yesterday, ir a ver a la Vela Puerca y no sentir olor a porro, o ver seis temporadas de Lost y cuando llega el final queden la mayoría de los misterios que nos mantuvieron en vilo desde el comienzo de la serie sin respuesta.
Para no deprimirnos ante el empate,  sportsdomi ha inventado la figura del ganador honor…

La verdadera historia de la salida de Pablo Bengoechea.

En cualquier actividad de la vida, si van a echar a alguien de un puesto de trabajo es para poner a una persona mejor y más capaz de la que había antes. Sino se consigue esa otra persona lo mejor es mantener a quién estaba en su cargo hasta que aparezca algo mejor. Las oportunidades no aparecen a fin de temporada, ni los malos resultados son siempre el desencadenante de un cambio... a veces simplemente se encontró alguien mejor para desempeñar la tarea.  Esto es lo que le pasó a Pablo Bengoechea.
Esta crónica es producto de una investigación de diversas fuentes, de las cuales estoy muy agradecido pero cuyos nombres permanecerán en el anonimato.

La llegada de Bengoechea a Peñarol



Juan Pedro Damiani quería que Diego Aguirre fuera el técnico de Peñarol. Como no pudo, tuvo que escoger otro director técnico. Para esto optó por un ídolo del club: Pablo Javier Bengoechea. En este punto no había convencimiento del presidente, pero era el nombre menos malo.

El clausura y las finales



Con un equip…