Ir al contenido principal

La hoguera de Tito



Los jugadores habían ido al campo de juego a entrenar. Sin embargo en el vestuario, tranquilo, como si el entrenamiento no hubiese empezado y sin hacer el más mínimo ruido estaba Marcelo Zalayeta. Nadie reparó en que el estaba ahí. Tito al lado del vestuario le estaba explicando a un allegado las razones por las cuales Peñarol andaba tan mal. Señaló el estacionamiento y dijo: "mira esos autos. Mira si con esas máquinas que tienen van a querer ganar". Zalayeta escuchó todo pero no hizo nada ese día.

Al otro día de entrenamiento, le pidió a su hermana un auto prestado, ya que el auto de su hermana era mucho menos ostentoso que los autos que tiene Marcelo. Al llegar al entrenamiento sus compañeros y técnico se sorprendieron por el auto que había llevado. Los jugadores preguntaron las razones y Marcelo contó la verdad. Desde ese día la situación entre el plantel y Tito Goncalvez jamás se pudo arreglar.


¿Por qué Damiani lo echó una semana antes de comenzar el campeonato?

Todo esto te lo contará sportsdomi en el siguiente artículo.


La hoguera de Tito:


Tito Goncalvez hizo lo que nadie pensaba que podía hacer. Una campaña peor que la que Diego Alonso. Simplemente pudo tapar el sol con las manos al ganar el clásico. Pero sus declaraciones, la situación complicada que tenía con el plantel, hacían todo esto insostenible.

Misa


Juan Pedro estaba en una iglesia de Punta del Este rezando. Llegó el momento de dar la paz. Allí Juan Pedro se va a dar la paz con quién se encontraba al lado. Dijo "la paz sea contigo". La persona con quién estaba al lado era Jorge Fossati. Esta persona le devolvió la paz a Damiani. Para Jorge una persona muy católica, el haber recibido la paz de Damiani, significó un hecho de reconciliación muy importante. Al salir de la misa, luego de tres aves marías y un padre nuestro, Juan Pedro selló la vinculación con Jorge, quién había anunciado años atrás que nunca iba a dirigir Peñarol mientras estuviera Juan Pedro Damiani de presidente. Pero todo esto no fue casualidad, todo esto lo armó Juan Pedro. Averiguo a qué iglesia acudía Fossati, y fue. Horas antes había recibido un llamado...

El salón del vino (horas atrás):

Juan Pedro estaba en el Conrad con su fraternal amigo Edgar Welker. En ese mismo lugar estaba el periodista deportivo Julio Ríos, quién no se pierde ninguno de estos eventos, por más que no le guste el vino. A Julio solamente le interesa formar parte del Jet Set Uruguayo.
Pero volvamos a Juan Pedro, quién recibe un llamado. Era Tito.


- Hola Tito - dice Juan Pedro.
- Hola Juan Pedro. Mire voy a ser directo. Lo llamo pues quiero desde ya dejar arreglado los premios para el plantel.
- ¿Qué premios? - preguntó Juan Pedro un tanto sorprendido.
- Los premios por ganar la Copa Libertadores. Me tengo mucha fe. Este equipo la va a ganar. Ya me veo ganando la final. Por tanto nos conviene ya arreglar los premios, para no tenerlo que hacer mientras avanzamos en el torneo.
- ¿Usted se piensa que con lo que demostró Peñarol en el Verano va a ganar la Copa?
- Sí claro que sí. Yo lo veo muy bien al equipo. Los jugadores tienen garra. Hacen cualquier cosa por Peñarol. El otro día faltó que le bajemos los pantalones a los jugadores de Nacional y nos los cojamos ahí mismo en el centenario.
- Pero... en el partido que vi perdimos 1 a 0. Además varios jugadores por los que hicimos un esfuerzo importante por tenerlos en el plantel quedaron suspendidos por dos meses.
- Bueno, pero yo le prometo que vamos a ganar la final de la copa libertadores.  ¿Usted no me tiene fe?
- No - dijo Juan Pedro con gran sinceridad.
- Pero me extraña de usted Juan Pedro. Usted que quiere construir un lujoso estadio sin plata. Usted que vende butacas de un estadio que no existe. Usted ¿no cree que este plantel de Peñarol pueda ganar la libertadores?
- No mientras este usted de técnico - dijo Juan Pedro. - Y menos mal que estamos por teléfono. Pues con mi sangre italiana yo a usted ya le encajaría una piña. Retírese de Peñarol ahora mismo.
- Bueno pero usted no me puede echar así. Tiene que ir a un consejo directivo y ahí tienen que estar ellos también de acuerdo en echarme. Necesito un juicio justo.
- Usted no entiende como funcionan acá las cosas. Acá el que mando soy yo.


Juan Pedro volvió al salón del vino y le contó a Edgar lo que había pasado.
- Bien Juan Pedro, pero los del 2809 se van a poner pesados de cómo podemos echar a Tito a una semana del campeonato. Van a hablar de que sacamos a una gloria del club, etc, etc - dijo Edgar.
- Querido amigo, yo ya tengo todo pensado - dijo Juan Pedro. -Eso mismo lo tenes que decir vos. Vas a salir en todos los programas deportivos hablando mal de mí, yo hablando mal de vos y listo. Que la oposición quede entre nosotros dos. Con nuestra pelea por el caso Goncalvez, el 2809 va a tener muy pocos minutos de radio.
- Juas, esto es como el policía malo y el bueno ¿no?... sonrío Edgar. - Buenísimo, ahora necesitamos alguien que de la primicia de lo que acabamos de hacer.
- Eso ya lo tengo pensado.




- Don Julio (refiriendose a Julio Ríos), le tengo que pedir un favor. Me quede sin saldo. Me presta su celular.
- ¡Cómo no! - dijo Julio. - ¿Es para llamar a movistar no?. Pues movistar antel me sale caro. Pero ta por Antel no podían darme este lujoso equipo.
- ¿Ese Blackberry que tiene?
- Sí - dijo Julio. -No puedo creer como lo saqué tan barato. Es de los mejores. Saco este super blackberry y las mujeres se derriten. Creo que ya este año va a superar a los de la manzanita...jaja...además el teclado touch me complica usarlo. Este teclado es el mejor.
- Buenísimo Julio - dijo Juan Pedro sonriente. -Ya que está tan a tono con la tecnología, ¿me dice donde puedo abrir su twitter?
Luego de un rato Juan Pedro le devuelve el celular.
- Bueno Julio, se que se va a Fox pero no nos mate. Ya largó la gran primicia. Lo felicito
- ¿Qué primicia dice Julio?....

Horas después Julio descubrió que en su twitter había un mensaje que no había escrito él.


Lo primero que hizo fue informar por twitter que había sido un hacker hasta que horas después comprendió todo lo que había sucedido. Así que borró el mensaje del hacker y siguió su vida contento de haber dado él la primicia.


La hoguera se encendió para Tito y ardió. Mientras se quemaba las últimas palabras que dijo Tito son :  ¡Qué frío que hace!!!.



Seguí a sportsdomi en facebook y twitter (@sportsdomi)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pare de sufrir

El 7 de Setiembre volveremos a sufrir. Vuelve la eliminatoria sudamericana.  No recuerdo, ni tengo el conocimiento de si alguna vez no sufrimos; seguramente dejamos de sufrir por quedar eliminados antes de que termine, y por eso pudimos disfrutar algún partido con tranquilidad.

Creíamos nosotros ingenuamente que con esta selección; campeona de América, cuarta en el mundo; no íbamos a sufrir. La realidad fue otra; ese sentimiento nos acompañará siempre.

El juego de la eliminatoria se puede resumir de la siguiente manera. Uno tiene 8 partidos de local y tiene que ganar todos y si no los gana tiene que recuperarlos de visitante.Si uno termina con saldo 0 (se gano todo de local y se perdió todo de visitante) o más  hay grandes probabilidades de clasificar; en caso contrario a sufrir. Por ejemplo en la eliminatoria pasada Uruguay llegó al repechaje con saldo -3, y Argentina que fue el último clasificado directamente lo hizo con saldo +1.

 La tabla de posiciones de puntos ganados no aporta…

La gran estafa

El único objetivo de un torneo corto es el enfrentamiento entre Peñarol y Nacional. Los partidos previos en que dichos equipos se enfrentan a cuadros del campeonato under, son como una campaña de expectativa, para que los periodistas deportivos puedan establecer quien es el favorito a partir de los resultados.  Dado que uno está  aburrido de diez fechas con partidos intrascendentes uno espera en el clásico al menos ver un gol o varios  expulsados. Sin embargo nos encontramos con un empate 0 a 0 y con los 22 jugadores en la cancha al final del partido. El empate es como ir a escuchar a los Rolling Stones y que no  toquen Satisfaction, ir a ver a Paul Mc Cartney y que no toque Yesterday, ir a ver a la Vela Puerca y no sentir olor a porro, o ver seis temporadas de Lost y cuando llega el final queden la mayoría de los misterios que nos mantuvieron en vilo desde el comienzo de la serie sin respuesta.
Para no deprimirnos ante el empate,  sportsdomi ha inventado la figura del ganador honor…

La verdadera historia de la salida de Pablo Bengoechea.

En cualquier actividad de la vida, si van a echar a alguien de un puesto de trabajo es para poner a una persona mejor y más capaz de la que había antes. Sino se consigue esa otra persona lo mejor es mantener a quién estaba en su cargo hasta que aparezca algo mejor. Las oportunidades no aparecen a fin de temporada, ni los malos resultados son siempre el desencadenante de un cambio... a veces simplemente se encontró alguien mejor para desempeñar la tarea.  Esto es lo que le pasó a Pablo Bengoechea.
Esta crónica es producto de una investigación de diversas fuentes, de las cuales estoy muy agradecido pero cuyos nombres permanecerán en el anonimato.

La llegada de Bengoechea a Peñarol



Juan Pedro Damiani quería que Diego Aguirre fuera el técnico de Peñarol. Como no pudo, tuvo que escoger otro director técnico. Para esto optó por un ídolo del club: Pablo Javier Bengoechea. En este punto no había convencimiento del presidente, pero era el nombre menos malo.

El clausura y las finales



Con un equip…