Ir al contenido principal

Nunca más Maestro Tabarez


Llegó la hora de decirle adiós a la mediocridad. Adiós a aquellos que no se animan a mirar alto. La selección uruguaya de fútbol mientras estuvo al mando de Tabarez nunca jugó a nada. Nunca tuvo juego colectivo. Siempre se excuso que la selección uruguaya era un equipo de reacción, de espera. En base a ese juego murió, siempre murió.

El proceso Tabarez arrancó con una Copa América nefasta, en la que nos ganó 3 a 0 Perú... sí sí Perú nos ganó 3 a 0.  A duras penas clasificamos a cuartos donde le ganamos bien a Venezuela, pero no nos hicimos hombres contra Brasil. Perdimos por penales como perdimos siempre.




Después una horrenda eliminatoria, y eso que teníamos excelentes jugadores como para no sufrir. Le jugamos un partidazo a Brasil de visita ¿y qué pasó? perdimos. ¿Y por qué perdimos? pues porque la conducción de Tabarez es mediocre.  Nos comimos 4 con Brasil en el Centenario... 4!!!!.
Clasificamos de pura suerte y gracias a que el juez se comió un penal a favor de Ecuador que terminó en dudoso penal a favor nuestro. Después cuando pudimos clasificar directo perdimos contra la Argentina de Maradona... la peor Argentina de todos los tiempos.
Y luego no le pudimos ganar a Costa Rica (la de hace 5 años que era horrible) en el estadio. Tuvimos miedo de clasificar y casi quedamos afuera con Costa Rica. De hecho Tenfield nos terminó salvando al agarrarse a golpes de puño con los suplentes de Costa Rica y de esta forma enfriar el partido. Aquí la prueba.



¿Y en el mundial? Vencimos a México y a Sudáfrica. ¡Menos mal!. Después nos costó ganarle a Corea... a la que a penas le ganamos 2 a 1.  La Argentina de Maradona le ganó 4 a 1 a Corea y nosotros sufriendo 2 a 1. Y después... contra Ghana. Para aclarar...los africanos no saben jugar al fútbol. Eso que van mejorando es una mentira. Son horribles y nunca van a conseguir nada. No le pudimos ganar a Ghana en 120 minutos y peor... casi perdemos. Maestro, ese día te disfrazaste de Diego Aguirre pues tuviste un culo más grande que una casa.
Y después la mediocridad de nuevo, teníamos flor de equipo, le hicimos un gran partido a Holanda y perdimos. ¿Por qué? Porque somos mediocres. Pues vos ayudas a que el equipo sea mediocre. Con tu cara como entrenador no dan ganas de salir a atacar. Y contra Alemania también jugamos mejor pero perdimos pues sos mediocre.



Después en la Copa América se nos dio la gran San Lorenzo en esta copa libertadores, claro en lugar de Nacional de Paraguay , Defensor y Bolivar, teníamos a Perú, el peor Paraguay de la historia y Venezuela. Era imposible perder.



Y la eliminatoria otra vez lo mismo, sufrir, perder partidos increíbles. Llegamos al repechaje de pura suerte... y menos mal que nos tocó Jordania a quién dicho sea de paso no le pudimos ganar en el estadio centenario.



Finalmente el mundial en la cual te destacaste mucho más por tus discursos que por tu dirección técnica. Un equipo de fútbol avejentado, con jugadores que ya  no tienen condiciones para vestir la celeste. Un equipo que solo ganó los dos partidos que ganó debido a que hizo los goles sobre el final del partido, si cada uno de esos partidos hubiera durado diez minutos más, hubiéramos perdido. ¿Por qué meterse atrás?... La derrota con Colombia fue un excelente ejemplo de tu mediocridad al creerte siempre inferior al rival y a jugártela solo cuando todo esta perdido, cuando ya no hay más nada que perder.




Y vos que haces discursos, que con tu soberbia respondes mal a cuanto periodista te pregunta, pues capaz vos te las sabes todas. A vos al que le gusta humillar con cada pregunta que se te hacen en las conferencias de prensa, agradece a toda la prensa uruguaya que ocultaron bajo la alfombra la situación con tu empleada. No lo mereces. Tal vez con el ejemplo que vos das a tus jugadores, es por eso que alguno, en esa doble moral barata que tenes vos, se haya salido de sus carriles y por culpa tuya haya mordido en el campo de juego.

Llegó la hora de ponerle fin a este proceso. Busquemos a alguien que se anime a clasificarnos sin sufrir al mundial, que se anime a cuando tenemos un buen equipo a enfrentar de igual a igual a rivales de primer nivel, a alguien que se anime a renovar, a sacar jugadores y poner otros nuevos. Busquemos a ese técnico que nos haga jugar a algo... Salgamos de este nefasto proceso.

Nunca más Tabarez en la selección.

Comentarios

  1. Excelente artículo. Mostrando los puntos importantes de la era Tabárez.
    Felicitaciones.
    No es cómo otros sitios o periodistas que quieren seguir con la mediocridad del maestro! Basta!

    ResponderEliminar
  2. Sin duda una mente frustrada escribió este artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señor, creo que no entendió el artículo. Le recomiendo leer este: http://www.sportsdomi.com/2014/07/por-siempre-maestro-tabarez.html
      En una nuestra de que sin lugar a dudas ante un mismo hecho es posible torcer una opinión tanto para un lado como para el otro.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pare de sufrir

El 7 de Setiembre volveremos a sufrir. Vuelve la eliminatoria sudamericana.  No recuerdo, ni tengo el conocimiento de si alguna vez no sufrimos; seguramente dejamos de sufrir por quedar eliminados antes de que termine, y por eso pudimos disfrutar algún partido con tranquilidad.

Creíamos nosotros ingenuamente que con esta selección; campeona de América, cuarta en el mundo; no íbamos a sufrir. La realidad fue otra; ese sentimiento nos acompañará siempre.

El juego de la eliminatoria se puede resumir de la siguiente manera. Uno tiene 8 partidos de local y tiene que ganar todos y si no los gana tiene que recuperarlos de visitante.Si uno termina con saldo 0 (se gano todo de local y se perdió todo de visitante) o más  hay grandes probabilidades de clasificar; en caso contrario a sufrir. Por ejemplo en la eliminatoria pasada Uruguay llegó al repechaje con saldo -3, y Argentina que fue el último clasificado directamente lo hizo con saldo +1.

 La tabla de posiciones de puntos ganados no aporta…

La gran estafa

El único objetivo de un torneo corto es el enfrentamiento entre Peñarol y Nacional. Los partidos previos en que dichos equipos se enfrentan a cuadros del campeonato under, son como una campaña de expectativa, para que los periodistas deportivos puedan establecer quien es el favorito a partir de los resultados.  Dado que uno está  aburrido de diez fechas con partidos intrascendentes uno espera en el clásico al menos ver un gol o varios  expulsados. Sin embargo nos encontramos con un empate 0 a 0 y con los 22 jugadores en la cancha al final del partido. El empate es como ir a escuchar a los Rolling Stones y que no  toquen Satisfaction, ir a ver a Paul Mc Cartney y que no toque Yesterday, ir a ver a la Vela Puerca y no sentir olor a porro, o ver seis temporadas de Lost y cuando llega el final queden la mayoría de los misterios que nos mantuvieron en vilo desde el comienzo de la serie sin respuesta.
Para no deprimirnos ante el empate,  sportsdomi ha inventado la figura del ganador honor…

La verdadera historia de la salida de Pablo Bengoechea.

En cualquier actividad de la vida, si van a echar a alguien de un puesto de trabajo es para poner a una persona mejor y más capaz de la que había antes. Sino se consigue esa otra persona lo mejor es mantener a quién estaba en su cargo hasta que aparezca algo mejor. Las oportunidades no aparecen a fin de temporada, ni los malos resultados son siempre el desencadenante de un cambio... a veces simplemente se encontró alguien mejor para desempeñar la tarea.  Esto es lo que le pasó a Pablo Bengoechea.
Esta crónica es producto de una investigación de diversas fuentes, de las cuales estoy muy agradecido pero cuyos nombres permanecerán en el anonimato.

La llegada de Bengoechea a Peñarol



Juan Pedro Damiani quería que Diego Aguirre fuera el técnico de Peñarol. Como no pudo, tuvo que escoger otro director técnico. Para esto optó por un ídolo del club: Pablo Javier Bengoechea. En este punto no había convencimiento del presidente, pero era el nombre menos malo.

El clausura y las finales



Con un equip…