Ir al contenido principal

Peñarol inteligencia



Cincuenta mil personas en el estadio. ¿Se jugaba un paritdo de Copa Libertadores?... No. ¿Se jugaba un clásico? No. ¿Se jugaba una final del campeonato uruguayo? No. ¿Se jugaba un partido que si Peñarol ganaba conseguía un torneo corto o tabla anual? No.
¿Se jugaba un partido de Copa Sudamericana.?Sí.  ¿Era la final? No. ¿Era la semi final? No. ¿Era cuartos de final? No... ¿Era Octavos? ... Sí!!!.
Un estadio lleno para ver un partido de Octavos de final de Copa Sudamericana. Una muestra clara del deterioro de los equipos uruguayos en los torneos internacionales. Un Peñarol que aún cree que sigue jugando la Copa Libertadores 2011. Que piensa que en dicho equipo Pacheco es suplente, cuando la dura realidad es que con tres años más es titular y que incluso si sale, su equipo baja notoriamente su rendimiento.  Su rival piensan que es Velez cuando en realidad están enfrentando a un equipo Argentino de mitad de tabla hacia abajo. El auspiciante de la Copa piensan que es algún banco importante, compañía de neumáticos conocida, fabricante de autos, cuando en realidad es la desconocida marca Total.
El hincha de Peñarol, ve la noche y un partido internacional y ya se piensa que está en el 2011. Pero está bien que piense así. Casi el 50% de los partidos internacionales que jugó Peñarol en los últimos 10 años fueron en la Copa Libertadores del 2011. Recordemos que el equipo carbonero estuvo siete años consecutivos sin ir a la Copa. Cuando volvió llegó a la final. Pero ya han pasado tres años y lo único que ha tenido Peñarol son decepciones.



En el año 2012, no pasó la serie. Se recuerda la goleada que se comió contra el Nacional de Medellín en el estadio 4 a 0.
En el año 2013, quedó a la espera de un gol de Velez que nunca llegó.
En este año, quedó afuera en un grupo que compartía con Arsenal, Santos Laguna y Deportivo Anzoátegui. Recordado el partido que perdió 2 a 0 en el estadio frente al Santos Laguna.


Si de decepciones hablamos tampoco podemos olvidar su corto pasaje en la Copa Sudamericana 2013, donde quedó afuera en primera fase al perder con Cobreloa 2 a 0 en el estadio.

Peñarol nunca pudo en la Copa Sudamericana pasar los Octavos de final. Siempre quedó afuera antes.
Peñarol vive de éxitos no obtenidos, cada año tiene un fracaso más. Se agarra de una final perdida, de un cinco a cero, de estadios a medio construir,  cuando en realidad en este siglo Danubio ganó los mismos campeonatos uruguayos que él. De hecho Danubio ganó más torneos cortos que Peñarol y Defensor la misma cantidad.  Peñarol no debe tapar el sol con las manos, tiene que ser realista. Nacional en este siglo ha sido notoriamente superior a él. Catorce años avalan la mala gestión de Peñarol. Peñarol hoy vive, no gracias a Peñarol, sino gracias a Ache que le dio un respiro a esa superioridad tricolor, que estuvo presente en casi todo este siglo.




Peñarol en este siglo vendió mucho humo,  pero la única realidad es que Danubio ganó más copas que él y ese es un argumento objetivo, contra el cual solo podemos decir Peñarol inteligencia. Tan inteligencia es Peñarol que Damiani seguirá siendo presidente por varios años más.



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pare de sufrir

El 7 de Setiembre volveremos a sufrir. Vuelve la eliminatoria sudamericana.  No recuerdo, ni tengo el conocimiento de si alguna vez no sufrimos; seguramente dejamos de sufrir por quedar eliminados antes de que termine, y por eso pudimos disfrutar algún partido con tranquilidad.

Creíamos nosotros ingenuamente que con esta selección; campeona de América, cuarta en el mundo; no íbamos a sufrir. La realidad fue otra; ese sentimiento nos acompañará siempre.

El juego de la eliminatoria se puede resumir de la siguiente manera. Uno tiene 8 partidos de local y tiene que ganar todos y si no los gana tiene que recuperarlos de visitante.Si uno termina con saldo 0 (se gano todo de local y se perdió todo de visitante) o más  hay grandes probabilidades de clasificar; en caso contrario a sufrir. Por ejemplo en la eliminatoria pasada Uruguay llegó al repechaje con saldo -3, y Argentina que fue el último clasificado directamente lo hizo con saldo +1.

 La tabla de posiciones de puntos ganados no aporta…

La gran estafa

El único objetivo de un torneo corto es el enfrentamiento entre Peñarol y Nacional. Los partidos previos en que dichos equipos se enfrentan a cuadros del campeonato under, son como una campaña de expectativa, para que los periodistas deportivos puedan establecer quien es el favorito a partir de los resultados.  Dado que uno está  aburrido de diez fechas con partidos intrascendentes uno espera en el clásico al menos ver un gol o varios  expulsados. Sin embargo nos encontramos con un empate 0 a 0 y con los 22 jugadores en la cancha al final del partido. El empate es como ir a escuchar a los Rolling Stones y que no  toquen Satisfaction, ir a ver a Paul Mc Cartney y que no toque Yesterday, ir a ver a la Vela Puerca y no sentir olor a porro, o ver seis temporadas de Lost y cuando llega el final queden la mayoría de los misterios que nos mantuvieron en vilo desde el comienzo de la serie sin respuesta.
Para no deprimirnos ante el empate,  sportsdomi ha inventado la figura del ganador honor…

Vergüenza juvenil

A veces, realizamos acciones de las que años después nos avergonzamos.
¿Quién no siente vergüenza hoy del 5 de Julio del año 1997? Ese día  salimos todos a la calle a festejar un vice campeonato mundial sub 20.
En el contexto de esos días, es verdad que la selección mayor no pasaba por su mejor momento. Estaba quedando eliminado del segundo mundial consecutivo, y en la copa américa de Bolivia no pasó la serie. Lo más cercano a un mundial con Uruguay que había para ver era la actuación de la selección sub 20. También debemos reconocer que en nuestros años viendo fútbol la selección de malasia 97 fue la única en la que uno veía que tenía buen juego de balón y el jugar la pelota por debajo salía de una manera muy natural.
Todo esto es verdad, pero no justifica festejar una derrota contra Argentina en un mundial sub 20 y hacerle el recibimiento que se le dio a esa selección. Peor aún fue nuestra ingenua creencia de que esas victorias se iban a trasladar a la selección mayor. Terminamos h…