Ir al contenido principal

Rumbo a Río 2016

 

El único deporte con el que realmente vale la pena llegar a Río 2016 es el fútbol. El resto de los deportes son una pérdida de tiempo y de dinero que no vale la pena gastar promocionando deportes que solo disfrutan uno o dos personas.
Todo muy bien con la actuación en vela de Alejandro Foglia en Londres 2012, pero la verdad a quíen le interesa ponerse a ver un barco con vela navegar en el mar. Es mucho más placentero estár en un crucero tomando cerveza y ver el único deporte que importa: El fútbol.

El preolímpico se juega en Uruguay dentro del sudamericano sub 20. Estos jugadores que van a luchar por la clasificación dificilmente la jueguen, pero tendrán en su responsabilidad lograr la clasificación para que jugadores un poco más maduros puedan participar de Río 2016.


El mayor problema que tiene nuestra selección es que el sudamericano se juega en Uruguay, lo cual es un gran inconveniente pues nuestra selección no sabe jugar de local. Lo sufrimos esto en la última eliminatoria, también en el último sub20 que se jugó en Uruguay, en el que ni siquiera al mundial llegamos.



 ¿Por qué pasa esto? Pues el jugador uruguayo no soporta la presión y la razón principal es que mucho de estos jugadores salen de equipos unders, acostumbrados a jugar ante mil personas como mucho y que son felices si empatan con Peñarol o Nacional.  Afortudanamente en estos últimos tiempos las formativas de los equipos VIPs han mejorado y cada vez se ven más jugadores de estos cuadros. Esto puede aumentar nuestra chance de ver buenas actuaciones de equipos uruguayos en Uruguay.



Algunas características de este torneo:

El éxito deportivo de la selección mayor produjo que cada vez menos personas le den atención a este tipo de torneos. Esto seguramente tenga una incidencia directa en la concurrencia. Por ejemplo aquellos que esten vacacionando en el este teniendo tantas cosas para hacer, no los veo yendo al Campus de Maldonado a deprimirse viendo a la selección sub 20.

Lo mismo en la fase final, la cual se jugará en el estadio centenario. Estos torneos tienen éxito de público cuando se hacen en ciudades del interior cuyo único divertimento es tomar mate en la plaza.  Para ellos tener una selección  de Uruguay es todo un acontecimiento y son capaces de llenar el estadio de su ciudad. Por esto creo que es un error llevarlo al centenario. En Montevideo hay mucha oferta de fútbol.


El inminente fin con Tabarez:

Si clasificáramos a los juegos olímpicos, no deberíamos cantar victoria. Pues pasarían a ser dirigidos por el Maestro Tabarez, que con su excelente visión destruiría todo el esfuerzo que hizo la sub20.
Ya pasó hace cuatro años, cuando luego de esperar 86 años por ver jugar a la selección, tuvimos que ver a Emiliano Albin vistiendo la celeste.
Esperemos la hoguera alcance a Tabarez antes que vuelva a cometer errores como ese.

 

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pare de sufrir

El 7 de Setiembre volveremos a sufrir. Vuelve la eliminatoria sudamericana.  No recuerdo, ni tengo el conocimiento de si alguna vez no sufrimos; seguramente dejamos de sufrir por quedar eliminados antes de que termine, y por eso pudimos disfrutar algún partido con tranquilidad.

Creíamos nosotros ingenuamente que con esta selección; campeona de América, cuarta en el mundo; no íbamos a sufrir. La realidad fue otra; ese sentimiento nos acompañará siempre.

El juego de la eliminatoria se puede resumir de la siguiente manera. Uno tiene 8 partidos de local y tiene que ganar todos y si no los gana tiene que recuperarlos de visitante.Si uno termina con saldo 0 (se gano todo de local y se perdió todo de visitante) o más  hay grandes probabilidades de clasificar; en caso contrario a sufrir. Por ejemplo en la eliminatoria pasada Uruguay llegó al repechaje con saldo -3, y Argentina que fue el último clasificado directamente lo hizo con saldo +1.

 La tabla de posiciones de puntos ganados no aporta…

La gran estafa

El único objetivo de un torneo corto es el enfrentamiento entre Peñarol y Nacional. Los partidos previos en que dichos equipos se enfrentan a cuadros del campeonato under, son como una campaña de expectativa, para que los periodistas deportivos puedan establecer quien es el favorito a partir de los resultados.  Dado que uno está  aburrido de diez fechas con partidos intrascendentes uno espera en el clásico al menos ver un gol o varios  expulsados. Sin embargo nos encontramos con un empate 0 a 0 y con los 22 jugadores en la cancha al final del partido. El empate es como ir a escuchar a los Rolling Stones y que no  toquen Satisfaction, ir a ver a Paul Mc Cartney y que no toque Yesterday, ir a ver a la Vela Puerca y no sentir olor a porro, o ver seis temporadas de Lost y cuando llega el final queden la mayoría de los misterios que nos mantuvieron en vilo desde el comienzo de la serie sin respuesta.
Para no deprimirnos ante el empate,  sportsdomi ha inventado la figura del ganador honor…

Vergüenza juvenil

A veces, realizamos acciones de las que años después nos avergonzamos.
¿Quién no siente vergüenza hoy del 5 de Julio del año 1997? Ese día  salimos todos a la calle a festejar un vice campeonato mundial sub 20.
En el contexto de esos días, es verdad que la selección mayor no pasaba por su mejor momento. Estaba quedando eliminado del segundo mundial consecutivo, y en la copa américa de Bolivia no pasó la serie. Lo más cercano a un mundial con Uruguay que había para ver era la actuación de la selección sub 20. También debemos reconocer que en nuestros años viendo fútbol la selección de malasia 97 fue la única en la que uno veía que tenía buen juego de balón y el jugar la pelota por debajo salía de una manera muy natural.
Todo esto es verdad, pero no justifica festejar una derrota contra Argentina en un mundial sub 20 y hacerle el recibimiento que se le dio a esa selección. Peor aún fue nuestra ingenua creencia de que esas victorias se iban a trasladar a la selección mayor. Terminamos h…