Ir al contenido principal

La final más esperada

Cuando en 1994, se decidió cambiar la forma de disputa del campeonato uruguayo, creando los torneos apertura, clausura y finales se buscaba un solo objetivo: aumentar la cantidad de clásicos que se disputaban en el año. Y en una primera instancia dio resultado, ya que desde el año 1994 hasta el año 2000, cuatro campeonatos se definieron con finales entre Peñarol y Nacional.
De las cuatro finales solo una pudo ganar Nacional, el resto las ganó Peñarol.
También en el año 1997 hubo una semi final entre Peñarol y Nacional para determinar quién iba a enfrentar a Defensor en la final. Este partido lo ganó también Peñarol.

Sin embargo en este nuevo siglo, hubo menos clásicos que en ese período de siete años.  Solo en dos temporadas se enfrentaron Peñarol y Nacional para definir el campeón uruguayo. En el 2003, y en la temporada 2009-2010. En ambas finales el campeón fue Peñarol.

La diferencia es abrumadora: de seis definiciones disputadas entre Peñarol y Nacional, el equipo tricolor ganó una sola, la del año 2000. En el resto perdió. Si bien Nacional ha sido claramente superior a Peñarol en este siglo, tiene una deuda pendiente: ganarle las finales a Peñarol. Y hoy tiene esa gran oportunidad.


La ventaja de la tabla anual:


A partir del año 2003, se le dio ventaja en las finales al equipo que ganara la tabla anual. De hecho la ventaja era tan grande que era más importante ganar la tabla anual que uno de los torneos. En las dos definiciones entre Peñarol y Nacional que ha habido en este siglo, en ambas fue con ventaja Peñarol. En el 2003 Peñarol no tuvo que ir a segundo partido ya que ganó el primero, en cambio para la temporada 2009-2010 tuvo que recurrir a las finales luego de que Nacional lo venciera en la semi final. 
La novedad de esta definición es que Nacional llega por primera vez a un clásico con ventaja y de ganar el primer partido será campeón uruguayo. 

Solo dos equipos ganando la tabla anual, han perdido el campeonato uruguayo desde que la tabla anual da ventajas. El primero fue Defensor que en las finales del 2008-2009 perdió ante Nacional. El segundo equipo fue Wanderers que en la temporada pasada perdió la definición ante Danubio.


¿Qué puede pasar?
Si se enfrentaran el Nacional del Apertura contra el Peñarol del clausura, claramente el favorito era Nacional. Pues mientras Peñarol no brilló en el Clausura, el equipo tricolor fue muy superior a todos sus rivales en el Apertura. Pero la realidad es que la final la juegan el Peñarol del clausura contra el Nacional del clausura y lo único que le quedó a  Nacional de aquel apertura fue haber ganado la tabla anual, lo cual le da una importante ventaja.
El otro antecedente que tenemos es el clásico entre ambos por el clausura. En ese partido, nos dejó la sensación de que le iba a ser muy difícil a Peñarol ganarle dos clásicos a Nacional.  Y si bien Nacional juega cada  vez peor, su partido ante Tacuarembo, me hizo recordar los cinco últimos minutos de Peñarol - Racing. Los equipos VIPs dan todo de sí  cuando los puntos duelen, sino se dejan estar y caen en picada. 


Brindemos

Finalmente tendremos la final que siempre quisimos. La que genera expectativa en la gente. La que sentará a todos frente a la tv. La que no tendrá a nadie indiferente. La que tendrá al estadio lleno. 
Y también el fútbol VIP ha recuperado la Copa Libertadores. El 2016 los tendrá tanto a Peñarol como a Nacional en el torneo más importante del continente. Allí, sin necesidad de regalar entradas para llenar el estadio, sin necesidad de hinchas de otro cuadro. Todo el Uruguay volverá a sentir en sus venas la Copa Libertadores, pues el fútbol uruguayo vive y existe gracias a los equipos VIPs. Que la final sea una fiesta de los colores que llenaron de gloria al fútbol uruguayo. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Pare de sufrir

El 7 de Setiembre volveremos a sufrir. Vuelve la eliminatoria sudamericana.  No recuerdo, ni tengo el conocimiento de si alguna vez no sufrimos; seguramente dejamos de sufrir por quedar eliminados antes de que termine, y por eso pudimos disfrutar algún partido con tranquilidad.

Creíamos nosotros ingenuamente que con esta selección; campeona de América, cuarta en el mundo; no íbamos a sufrir. La realidad fue otra; ese sentimiento nos acompañará siempre.

El juego de la eliminatoria se puede resumir de la siguiente manera. Uno tiene 8 partidos de local y tiene que ganar todos y si no los gana tiene que recuperarlos de visitante.Si uno termina con saldo 0 (se gano todo de local y se perdió todo de visitante) o más  hay grandes probabilidades de clasificar; en caso contrario a sufrir. Por ejemplo en la eliminatoria pasada Uruguay llegó al repechaje con saldo -3, y Argentina que fue el último clasificado directamente lo hizo con saldo +1.

 La tabla de posiciones de puntos ganados no aporta…

La gran estafa

El único objetivo de un torneo corto es el enfrentamiento entre Peñarol y Nacional. Los partidos previos en que dichos equipos se enfrentan a cuadros del campeonato under, son como una campaña de expectativa, para que los periodistas deportivos puedan establecer quien es el favorito a partir de los resultados.  Dado que uno está  aburrido de diez fechas con partidos intrascendentes uno espera en el clásico al menos ver un gol o varios  expulsados. Sin embargo nos encontramos con un empate 0 a 0 y con los 22 jugadores en la cancha al final del partido. El empate es como ir a escuchar a los Rolling Stones y que no  toquen Satisfaction, ir a ver a Paul Mc Cartney y que no toque Yesterday, ir a ver a la Vela Puerca y no sentir olor a porro, o ver seis temporadas de Lost y cuando llega el final queden la mayoría de los misterios que nos mantuvieron en vilo desde el comienzo de la serie sin respuesta.
Para no deprimirnos ante el empate,  sportsdomi ha inventado la figura del ganador honor…

La verdadera historia de la salida de Pablo Bengoechea.

En cualquier actividad de la vida, si van a echar a alguien de un puesto de trabajo es para poner a una persona mejor y más capaz de la que había antes. Sino se consigue esa otra persona lo mejor es mantener a quién estaba en su cargo hasta que aparezca algo mejor. Las oportunidades no aparecen a fin de temporada, ni los malos resultados son siempre el desencadenante de un cambio... a veces simplemente se encontró alguien mejor para desempeñar la tarea.  Esto es lo que le pasó a Pablo Bengoechea.
Esta crónica es producto de una investigación de diversas fuentes, de las cuales estoy muy agradecido pero cuyos nombres permanecerán en el anonimato.

La llegada de Bengoechea a Peñarol



Juan Pedro Damiani quería que Diego Aguirre fuera el técnico de Peñarol. Como no pudo, tuvo que escoger otro director técnico. Para esto optó por un ídolo del club: Pablo Javier Bengoechea. En este punto no había convencimiento del presidente, pero era el nombre menos malo.

El clausura y las finales



Con un equip…