Ir al contenido principal

En busca del equilibrio




Esta es la primera vez que los uruguayos nos enfrentamos a la segunda doble fecha de eliminatoria, sin haber experimentado sufrimiento alguno. Algo inédito, pero no entremos en la confianza. De la misma manera que el Dios del repechaje es una bendición para nosotros, pues nos ha posibilitado ir al mundial...(si no fuera por este Dios nuestro último mundial hubiera sido Italia 90), el mismo nos va a equilibrar para dejarnos exactamente en el quinto puesto al final de las eliminatorias.
Y hoy para lograr este equilibrio, se necesitan derrotas. Es por esto que luego de una extraña fecha perfecta, no nos pensemos que vamos a seguir así. Incluso aunque ganemos estos partidos, el Dios del repechaje en algún momento nos va a equilibrar.
De la misma manera que nos equilibró cuando estuvimos en la eliminatoria pasada seis partidos seguidos sin conseguir la victoria (con cuatro derrotas y dos empates), dándonos tres victorias consecutivas  Este es el análisis real de la eliminatoria, un ser sobrenatural que nos guía ineludiblemente al repechaje.



Ahora vamos a hacer otro tipo de análisis, típico de periodistas deportivos que intentan darle una explicación a hechos que están ligados solamente al azar, o en este caso a nuestro Dios.
La selección uruguaya, es mala. Sin dudas si vemos los nombres, solo podemos decir que tenemos una defensa aceptable, gracias a la cual no hemos recibido ningún gol. De hecho es una defensa muy polifuncional, ya que ha sido responsable del 0 en nuestro arco y de tres de los cinco goles que hizo la selección uruguaya en estas dos primeras fechas.
Pero tenemos algunos problemas en la defensa. La ausencia de Jose María Gimenez nos complica.
Por otro lado a Cáceres, no lo estamos viendo dando lo mejor de sí. Cuando llegó a la selección para la fecha pasada, lo hizo luego de chocar una Ferrari alcoholizado, lo cual es la forma de demostrar de Cáceres que está en su mejor momento. Pero la ausencia de choques, nos hace pensar de que no esta preparado para afrontar estos partidos.  Es como ver a Aguiar entrar a un clásico sin putear, un claro síntoma que Aguiar no está en sus mejores formas.
Nuestra única esperanza será Godín, nuestro capitán.




Y ahora a hablar del partido ante Chile. El estadio lleno y los ánimos de venganza en el espectador uruguayo me da mucha tristeza y vergüenza. Quiere vengar ante Chile por lo que hizo Jara, con una moral que poca gente vio. Esto es propio de personas que comenzaron a ver fútbol en el 2010, y desconocían como la selección uruguaya ganaba antes. Los mismos que festejaron cuando Darío Rodriguez le agarró los huevos a un jugador rival, o cuando Lembo puso una patada asesina en el Monumental, ahora dicen que Jara es poco profesional. Por favor!!!!...Seguramente lo que hizo Jara lo aprendió de nosotros.
Pero también me hago la siguiente pregunta: ¿Qué hubiera pasado en Uruguay si en Brasil 2014 el partido ante Italia empataba 0 a 0 (lo cual nos dejaba afuera del mundial), y a los 30 minutos del segundo tiempo un jugador Italiano muerde a un uruguayo y el juez ni lo ve?... Pues estábamos llorando hasta hoy, por esa roja que el árbitro no sacó.  En cambio, si es al revés, Uruguay gana 1 a 0 y Suarez sigue en la cancha lo declaramos héroe Nacional. Tenemos una moral muy barata.

Por esta estupidez uruguaya, de no reconocer que Chile nos ganó "a lo Uruguay" es que merecemos perder el partido ante Chile con un gol de Jara en la hora con la mano y en offside.


Pese a estas dos derrotas que vamos a sufrir, el Dios del repechaje nos va a equilibrar de nuevo. Y en la victoria o la derrota esta será una gran fecha pues una vez culminado el partido ante Chile, la sanción de Suarez llegará a su final y podrá volver a vestir la camiseta celeste, pronto para comerse a sus rivales.






Comentarios

Entradas populares de este blog

Pare de sufrir

El 7 de Setiembre volveremos a sufrir. Vuelve la eliminatoria sudamericana.  No recuerdo, ni tengo el conocimiento de si alguna vez no sufrimos; seguramente dejamos de sufrir por quedar eliminados antes de que termine, y por eso pudimos disfrutar algún partido con tranquilidad.

Creíamos nosotros ingenuamente que con esta selección; campeona de América, cuarta en el mundo; no íbamos a sufrir. La realidad fue otra; ese sentimiento nos acompañará siempre.

El juego de la eliminatoria se puede resumir de la siguiente manera. Uno tiene 8 partidos de local y tiene que ganar todos y si no los gana tiene que recuperarlos de visitante.Si uno termina con saldo 0 (se gano todo de local y se perdió todo de visitante) o más  hay grandes probabilidades de clasificar; en caso contrario a sufrir. Por ejemplo en la eliminatoria pasada Uruguay llegó al repechaje con saldo -3, y Argentina que fue el último clasificado directamente lo hizo con saldo +1.

 La tabla de posiciones de puntos ganados no aporta…

La gran estafa

El único objetivo de un torneo corto es el enfrentamiento entre Peñarol y Nacional. Los partidos previos en que dichos equipos se enfrentan a cuadros del campeonato under, son como una campaña de expectativa, para que los periodistas deportivos puedan establecer quien es el favorito a partir de los resultados.  Dado que uno está  aburrido de diez fechas con partidos intrascendentes uno espera en el clásico al menos ver un gol o varios  expulsados. Sin embargo nos encontramos con un empate 0 a 0 y con los 22 jugadores en la cancha al final del partido. El empate es como ir a escuchar a los Rolling Stones y que no  toquen Satisfaction, ir a ver a Paul Mc Cartney y que no toque Yesterday, ir a ver a la Vela Puerca y no sentir olor a porro, o ver seis temporadas de Lost y cuando llega el final queden la mayoría de los misterios que nos mantuvieron en vilo desde el comienzo de la serie sin respuesta.
Para no deprimirnos ante el empate,  sportsdomi ha inventado la figura del ganador honor…

La verdadera historia de la salida de Pablo Bengoechea.

En cualquier actividad de la vida, si van a echar a alguien de un puesto de trabajo es para poner a una persona mejor y más capaz de la que había antes. Sino se consigue esa otra persona lo mejor es mantener a quién estaba en su cargo hasta que aparezca algo mejor. Las oportunidades no aparecen a fin de temporada, ni los malos resultados son siempre el desencadenante de un cambio... a veces simplemente se encontró alguien mejor para desempeñar la tarea.  Esto es lo que le pasó a Pablo Bengoechea.
Esta crónica es producto de una investigación de diversas fuentes, de las cuales estoy muy agradecido pero cuyos nombres permanecerán en el anonimato.

La llegada de Bengoechea a Peñarol



Juan Pedro Damiani quería que Diego Aguirre fuera el técnico de Peñarol. Como no pudo, tuvo que escoger otro director técnico. Para esto optó por un ídolo del club: Pablo Javier Bengoechea. En este punto no había convencimiento del presidente, pero era el nombre menos malo.

El clausura y las finales



Con un equip…