Ir al contenido principal

La verdadera historia de la salida de Pablo Bengoechea.

En cualquier actividad de la vida, si van a echar a alguien de un puesto de trabajo es para poner a una persona mejor y más capaz de la que había antes. Sino se consigue esa otra persona lo mejor es mantener a quién estaba en su cargo hasta que aparezca algo mejor. Las oportunidades no aparecen a fin de temporada, ni los malos resultados son siempre el desencadenante de un cambio... a veces simplemente se encontró alguien mejor para desempeñar la tarea.  Esto es lo que le pasó a Pablo Bengoechea.
Esta crónica es producto de una investigación de diversas fuentes, de las cuales estoy muy agradecido pero cuyos nombres permanecerán en el anonimato.

La llegada de Bengoechea a Peñarol



Juan Pedro Damiani quería que Diego Aguirre fuera el técnico de Peñarol. Como no pudo, tuvo que escoger otro director técnico. Para esto optó por un ídolo del club: Pablo Javier Bengoechea. En este punto no había convencimiento del presidente, pero era el nombre menos malo.

El clausura y las finales



Con un equipo mediocre, Peñarol logra ganar el clausura. Pese al resultado adverso en la final la actuación general de Bengoechea convenció a Damiani de que no se había equivocado en su elección, y habilitó que se intentarán hacer más contrataciones para el Apertura, de forma de comenzar con buen pie el Apertura/Clausura 2016.



Apertura:



Juan Pedro Damiani en la medida que transcurría el apertura, y dado que Diego Aguirre estaba disponible, se tentó varias veces en sacar a Pablo Bengoechea. Pero no le pareció adecuado sacarlo en la mitad del torneo, salvo que cosechara varios resultados negativos de forma consecutiva. Esto no sucedió. Siempre llegaba hasta el límite de la mala racha, pero nunca lo traspasaba. En determinado momento Diego Aguirre dejó de ser posibilidad.

El empate ante Plaza Colonia:

En esos momentos Juan Pedro, se convenció que a Bengoechea le faltaba "chapa de técnico". Finalizado ese partido se reunió con Juan Ahuntchain. Llegaron a la conclusión que si Peñarol no vencía a Juventud de las piedras, automáticamente Bengoechea iba a ser echado e iban a escoger libremente cualquier DT. Sin embargo si Peñarol salía campeón, no podían poner a cualquier técnico en su lugar. Se daba que Bengoechea por más mal que haya dirigido en el apertura era ídolo del club, y además había ganado los dos torneos. Si se sacaba a Bengoechea había que poner a un técnico que le haya ido bien con Peñarol y además que esté probado que sea buen técnico.En Peñarol solo existen dos técnicos que cumplen con estas condiciones (ya que en este siglo solo salió campeón uruguayo 3 veces): Diego Aguirre y Jorge Da Silva.
Jorge Da Silva había terminado hace poco su vínculo contractual en Arabia y fue sondeado por Juan Auntchain a ver si tenía interes en ir a Peñarol. En ese momento le respondió que tenía interés pero que por el momento estaba a la espera de otras ofertas del exterior que sean mejores económicamente que lo que le podía ofrecer Peñarol.

Peñarol campeón del clausura:
Finalmente Peñarol se coronó campeón del clausura. En ese momento se comenzaron a generar rumores sobre la posible desvinculación de Pablo Bengoechea. Estos rumores se debían a que el presidente Juan Pedro Daminani iba a intentar convencer a Jorge Da Silva de que sea el técnico de Peñarol.



Finalmente luego de no llegar a tener éxito en la negociación Damiani le dijo a Juan Ahuntchain: "Da Silva hoy está para el dinero. Si consigue buena oferta económica se va. El tema que me dijo que iba a esperar hasta fin de año. No podemos esperar ese tiempo. O a Bengoechea lo echamos ahora, o tenemos que mantenerlo. No hay otro DT como Da Silva para suplantarlo. Sacar a Pablo sería un escándalo. Hoy no hay un DT que podamos escoger que sea mucho mejor que Pablo."

Fue así que confirmaron a Bengoechea como DT.

El giro se dio el 7 de Enero. Juan Pedro se encontraba en Punta del Este en una reunión de amigos con Pablo Forlán. Era común que en el Verano se juntarán.

Entre copas y como quién no quiere la cosa Pablo se le puso a hablar a Juan Pedro.



- Mira Juan Pedro, mi hijo es muy perfil bajo. Pero yo lo conozco. El otro día hablamos mucho sobre Peñarol y el apertura, y la verdad, me dijo que nunca en su carrera tuvo un técnico tan malo como Pablo Bengoechea. Y eso que a Diego lo dirigió Víctor Púa.
- Ya he escuchado otras quejas de este tipo - dijo Juan Pedro. - Se que además este es un año importante para nosotros pues estrenamos estadio. Pero hoy en día no hay técnico mejor que él para dirigir a Peñarol.
- Mira Juan Pedro - respondió Pablo un poco pasado de copas, - viste que Diego dejó de ganar mucho dinero por tener gloria en Peñarol. Y él cree que así el equipo no va a conseguir gloria. Están todos desmotivados. El único que quiere a Pablo es Zalayeta, el resto dice que es buen tipo pero que de técnico sabe muy poco.Mi hijo incluso está pensando en dejar Peñarol... ojo no lo va a dejar...pero ta.
- Decime un nombre de técnico para Peñarol hoy.
- El Polilla - respondió Pablo. -El otro día hablé con él. Al final no le salió para dirigir ningún equipo en el exterior y por la misma plata que en el 2013 agarra.


Luego de esta conversación, Juan Pedro habló con otros referentes del plantel con quienes tenía confianza, y estos le dijeron lo mismo que lo que le había llegado de Pablo Forlán: Muy buen tipo, mal DT.
Las palabras se le quedaron pegadas a Juan Pedro, días después habló con Juan Ahuntchain. Juan se contactó con Jorge Da Silva y ya estaba todo arreglado. El problema era como precipitar la salida de Bengoechea sin armar un escándalo. La estrategia era hacer uso de los clásicos de verano.

 Primer clásico:



Para sorpresa de todos, Peñarol jugó muy bien ese partido y lo terminó empatando mereciendo ganar. La definición por penales terminó siendo favorable a Peñarol.
En esos días Juan Pedro se juntó con Pablo Forlán

- Mira Pablo, yo se que tu hijo tiene una ética intachable - comenzó hablando Juan Pedro. -Pero en estos momentos tenemos que pensar en nuestro querido Peñarol y su futuro. Si Peñarol gana el próximo clásico, sería imposible sacar a Pablo Bengoechea.
- Juan, yo tengo mucha llegada con mi hijo. A mi siempre me hace caso. Y además es un gran referente del plantel, por tanto los jugadores siempre lo van a seguir a él.  ¿Te comenté que el otro día jugaron al golf con el Polilla?...Bueno, se que Diego tiene una ética intachable, es muy profesional y no sería capaz de hacer algo contra el club de sus amores que es Peñarol. Pues Diego siempre quiere lo mejor para Peñarol.
- Si, dijo Juan Pedro. Acá todos queremos lo mejor para Peñarol, así que espero que este clásico amistoso se consiga el mejor resultado para el futuro de Peñarol.

 Segundo clásico:



Así Peñarol perdió. En esos momentos Juan Ahuntchain, tiene una charla con Juan Pedro.
- Presidente, me llamó el Polilla, y ahora me dijo que hizo mal los cálculos, que su cuerpo técnico requiere una mayor remuneración y quiere ganar 30% más que antes.
- ¡Qué hijo de puta!... ¡qué cama me hicieron Jorge y Pablo!... Juan no te preocupes, yo lo soluciono. Vamos a asustarlo. Decile que entonces no estoy interesado en él como técnico. Decile que si no acepta con las condiciones de antes voy a buscar a Almada. Cuando consideres pertinente echa a Pablo. Convence a Da Silva que si en estos días no acepta con las condiciones originales yo tengo un plan B.

Días después viendo que Da Silva la hacía difícil, Juan Pedro uso un contacto que tenía en un diario de Ecuador. Así le dijo: Amigo, inventa que Guillermo Almada se va del Barcelona para dirigir Peñarol, pone una nota de eso. Es para una negociación, tengo que darle un buen susto a alguien.




Después también Juan Pedro Damiani hizo lobby con un montón de periodistas afines a él, hasta que finalmente a los pocos minutos recibió la llamada de Juan Ahuntchain, diciendo que Jorge Da Silva había aceptado por la misma plata que en el 2013.

-Bien Juan Pedro, ahora lo tiene que aprobar el consejo directivo de Peñarol ¿no?  - preguntó Juan Ahuntchain.
- Jajajaja, consejo directivo, qué gracioso - respondió Damiani.

Finalmente el Polilla vuelve a ser el DT de Peñarol.


Seguí a sportsdomi en facebooktwitter y google+.




Comentarios

  1. En el fútbol como en la política la realidad supera a la ficción. Por eso traté de no reírme demasiado.

    ResponderEliminar
  2. jajajaja que buena novela, me encantò

    ResponderEliminar
  3. cuando lei , "mi hijo esta con ganas de dejar peñarol...." yo me pregunto ...porque no lo deja!!!

    ResponderEliminar
  4. Peñarol no tiene códigos la puta madre bo!

    ResponderEliminar
  5. Nadie con 2 dedos de frente puede creer un 15% de esta payasada... O sea, el q lo escribió está seriamente afectado por una imaginación increíble!!
    No sé si reírme ... o reírme, es para lo único q da

    ResponderEliminar
  6. solo peniarol puede llevar a un ignorante en la direccion tecnica como bengoechea, miren lo que le hizo a peru aparte de cerrucho de markarian, otro innombrable futbolisticamente hablando

    ResponderEliminar
  7. Por favor, este invento no lo cree nadie, mira que hay gente mala leche, que lo pario!!!

    ResponderEliminar
  8. esto es la pelotudes mas grande que eh podido leer!!!!

    ResponderEliminar
  9. Si no es real, pega en los palos.¿Quién duda de lo que es capaz Damiani?. El mismo estilo que el padre;desprecio por la gente.

    ResponderEliminar
  10. no ensucian el fútbol por favor!!!

    ResponderEliminar
  11. Que Damiani pueda hacer las cosas mal estoy de acuerdo pero si leen y razonan un poquito nada mas se dan cuenta que esto es solo un gran invento de un pobre fracasado que quiere tener un minuto de fama .Vamos arriba carboneros no se dejen engañar por el gallina este !!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pare de sufrir

El 7 de Setiembre volveremos a sufrir. Vuelve la eliminatoria sudamericana.  No recuerdo, ni tengo el conocimiento de si alguna vez no sufrimos; seguramente dejamos de sufrir por quedar eliminados antes de que termine, y por eso pudimos disfrutar algún partido con tranquilidad.

Creíamos nosotros ingenuamente que con esta selección; campeona de América, cuarta en el mundo; no íbamos a sufrir. La realidad fue otra; ese sentimiento nos acompañará siempre.

El juego de la eliminatoria se puede resumir de la siguiente manera. Uno tiene 8 partidos de local y tiene que ganar todos y si no los gana tiene que recuperarlos de visitante.Si uno termina con saldo 0 (se gano todo de local y se perdió todo de visitante) o más  hay grandes probabilidades de clasificar; en caso contrario a sufrir. Por ejemplo en la eliminatoria pasada Uruguay llegó al repechaje con saldo -3, y Argentina que fue el último clasificado directamente lo hizo con saldo +1.

 La tabla de posiciones de puntos ganados no aporta…

La gran estafa

El único objetivo de un torneo corto es el enfrentamiento entre Peñarol y Nacional. Los partidos previos en que dichos equipos se enfrentan a cuadros del campeonato under, son como una campaña de expectativa, para que los periodistas deportivos puedan establecer quien es el favorito a partir de los resultados.  Dado que uno está  aburrido de diez fechas con partidos intrascendentes uno espera en el clásico al menos ver un gol o varios  expulsados. Sin embargo nos encontramos con un empate 0 a 0 y con los 22 jugadores en la cancha al final del partido. El empate es como ir a escuchar a los Rolling Stones y que no  toquen Satisfaction, ir a ver a Paul Mc Cartney y que no toque Yesterday, ir a ver a la Vela Puerca y no sentir olor a porro, o ver seis temporadas de Lost y cuando llega el final queden la mayoría de los misterios que nos mantuvieron en vilo desde el comienzo de la serie sin respuesta.
Para no deprimirnos ante el empate,  sportsdomi ha inventado la figura del ganador honor…

Vergüenza juvenil

A veces, realizamos acciones de las que años después nos avergonzamos.
¿Quién no siente vergüenza hoy del 5 de Julio del año 1997? Ese día  salimos todos a la calle a festejar un vice campeonato mundial sub 20.
En el contexto de esos días, es verdad que la selección mayor no pasaba por su mejor momento. Estaba quedando eliminado del segundo mundial consecutivo, y en la copa américa de Bolivia no pasó la serie. Lo más cercano a un mundial con Uruguay que había para ver era la actuación de la selección sub 20. También debemos reconocer que en nuestros años viendo fútbol la selección de malasia 97 fue la única en la que uno veía que tenía buen juego de balón y el jugar la pelota por debajo salía de una manera muy natural.
Todo esto es verdad, pero no justifica festejar una derrota contra Argentina en un mundial sub 20 y hacerle el recibimiento que se le dio a esa selección. Peor aún fue nuestra ingenua creencia de que esas victorias se iban a trasladar a la selección mayor. Terminamos h…