Ir al contenido principal

Resignación Copera


El fútbol uruguayo nos ha llenado de frustraciones internacionales. Veintiocho años con tan solo una final de libertadores, y tres semi finales, parece muy poco. Pero cuando uno ve el fútbol uruguayo lo que no puede comprender no es por qué no se gano nada, sino como hicieron para llegar a una semi final o final. Somos horribles, jugamos lento y muchas veces a otro deporte. No podemos dar más de tres pases seguidos, y la pelota cobra una altitud superior a la que puede darse en otras ligas.



Sin embargo a veces se nos ha prendido la vela de la esperanza, nada más que para llenarnos de deseo de algo que no vamos a conseguir.
Nacional un equipo que consecutivamente desde el año 1997 hasta el 2014 estuvo en todas las fases de grupos, e incluso en el 2009 llegó a la semi final de la libertadores, en el 2015 no pudo pasar la primera fase, perdiendo ante el modesto Palestino.


Peñarol, el equipo que más lejos llegó cuando inesperadamente accedió a final en el año 2011, nunca más pudo pasar la fase de grupos y en el 2015 ni siquiera jugó la Copa pues termino el campeonato local atrás de Wanderers, Danubio, Nacional y River.


Hoy en día en el torneo local, cualquier equipo VIP puede perder contra cualquier Under, salvo que el under sea Villa Teresa.



Esto ha provocado que hoy no haya expectativa en esta Copa Libertadores. Que tanto Peñarol o Nacional sepan que ese sueño del campeonato es simplemente una utopía. Sin embargo, existen chances, y las chances no están dadas por una mejora en el torneo local. Las chances de dan por la gran táctica de igualar hacia abajo.
Igualar para abajo significa seguir jugando igual de mal al fútbol pero tener más chance pues el resto de los equipos han empeorado. Repasemos los grupos de los equipos uruguayos:

Nacional jugará ya un partido de local más que el resto, por tanto arranca con ventaja sobre Palmeiras y Rosario Central.

Palmeiras: Siempre a los equipos uruguayos, como a cualquier equipo de otro país, les cuestan los cuadros brasileños. Pero siempre los cuadros de Brasil tienen esa irregularidad llamativa. El equipo brasileño es traicionero, sin que te des cuenta podes ganarle bien, o te puede hacer cinco goles en un abrir y cerrar de ojos. No sabemos que puede pasar.
Rosario Central: El fútbol argentino, está en decadencia, ayudado en parte por ese campeonato absurdo de 30 equipos. De todas formas el equipo de Rosario Central no debe ser menospreciado. El partido de visitante será muy complicado, dado que los rosarinos se hacen sentir cuando son locales.

De todas formas yo creo que Nacional ganando los dos partidos ante River, el partido de local ante Rosario Central y sacando un empate en alguno de los partidos ante Palmeiras ya está adentro.




Atlético Nacional: Este equipo no se puede menospreciar ya que en el 2012 venció a Peñarol 4 a 0 en el Centenario. Los Colombianos son muy complicados. Es el rival más difícil que tiene Peñarol. Lo puede salvar si en el torneo local de Colombia lo hacen jugar el día antes de enfrentar a Peñarol.
Sporting Cristal: El fútbol peruano, nunca demostró nada, sobretodo los cuadros VIPs Peruanos. En este sentido creo que Peñarol le puede ganar los dos partidos.
Huracán: Un cuadro argentino en decadencia. No creo que le haga mucha fuerza a Peñarol, por más decadente que sea el equipo aurinegro.



El resto de la Copa Libertadores se basa en no cruzarse contra un cuadro brasileño. Si esto sucede, hay chance de seguir pasando y cuando toque uno de Brasil, rezar por un partido fortuito o porque justo el equipo brasileño le venga ese ataque de miedo que cada tanto le da. Recordar que si los cuadros uruguayos llegan a las fases finales, corren con ventaja pues el trajín de los partidos en el fútbol local es mucho menor ya que por fin de semana como mucho se deben jugar 40 minutos reloj de partido. El resto son pelotas que se fueron afuera, jugadores tirados, protestas, demoras en patear tiros libres, etc.

Seguí a sportsdomi en facebooktwitter y google+.




Comentarios

  1. Mi última esperanza se fue desvaneciendo a medida que el cagazo de Neymar mermaba, en aquel partido que estuvimos a minutos de poder enfrentar al Barcelona y demostrarle al mundo como no tenemos ningún prurito en cagar a patadas a quien sea.
    ("te extraño Diego, volvé, papá ya te perdonó")

    ResponderEliminar
  2. Todo de acuerdo salvo con lo de dos finales. Deberían existir la posibilidad del tercer partido cuando igualan en puntos como era antes. A jugarse en el país del que tuvo mejor diferencia de goles. Me parece lamentable que un equipo se clasifique campeón festejando porque perdió por menos goles que su rival en el partido anterior.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pare de sufrir

El 7 de Setiembre volveremos a sufrir. Vuelve la eliminatoria sudamericana.  No recuerdo, ni tengo el conocimiento de si alguna vez no sufrimos; seguramente dejamos de sufrir por quedar eliminados antes de que termine, y por eso pudimos disfrutar algún partido con tranquilidad.

Creíamos nosotros ingenuamente que con esta selección; campeona de América, cuarta en el mundo; no íbamos a sufrir. La realidad fue otra; ese sentimiento nos acompañará siempre.

El juego de la eliminatoria se puede resumir de la siguiente manera. Uno tiene 8 partidos de local y tiene que ganar todos y si no los gana tiene que recuperarlos de visitante.Si uno termina con saldo 0 (se gano todo de local y se perdió todo de visitante) o más  hay grandes probabilidades de clasificar; en caso contrario a sufrir. Por ejemplo en la eliminatoria pasada Uruguay llegó al repechaje con saldo -3, y Argentina que fue el último clasificado directamente lo hizo con saldo +1.

 La tabla de posiciones de puntos ganados no aporta…

La gran estafa

El único objetivo de un torneo corto es el enfrentamiento entre Peñarol y Nacional. Los partidos previos en que dichos equipos se enfrentan a cuadros del campeonato under, son como una campaña de expectativa, para que los periodistas deportivos puedan establecer quien es el favorito a partir de los resultados.  Dado que uno está  aburrido de diez fechas con partidos intrascendentes uno espera en el clásico al menos ver un gol o varios  expulsados. Sin embargo nos encontramos con un empate 0 a 0 y con los 22 jugadores en la cancha al final del partido. El empate es como ir a escuchar a los Rolling Stones y que no  toquen Satisfaction, ir a ver a Paul Mc Cartney y que no toque Yesterday, ir a ver a la Vela Puerca y no sentir olor a porro, o ver seis temporadas de Lost y cuando llega el final queden la mayoría de los misterios que nos mantuvieron en vilo desde el comienzo de la serie sin respuesta.
Para no deprimirnos ante el empate,  sportsdomi ha inventado la figura del ganador honor…

La verdadera historia de la salida de Pablo Bengoechea.

En cualquier actividad de la vida, si van a echar a alguien de un puesto de trabajo es para poner a una persona mejor y más capaz de la que había antes. Sino se consigue esa otra persona lo mejor es mantener a quién estaba en su cargo hasta que aparezca algo mejor. Las oportunidades no aparecen a fin de temporada, ni los malos resultados son siempre el desencadenante de un cambio... a veces simplemente se encontró alguien mejor para desempeñar la tarea.  Esto es lo que le pasó a Pablo Bengoechea.
Esta crónica es producto de una investigación de diversas fuentes, de las cuales estoy muy agradecido pero cuyos nombres permanecerán en el anonimato.

La llegada de Bengoechea a Peñarol



Juan Pedro Damiani quería que Diego Aguirre fuera el técnico de Peñarol. Como no pudo, tuvo que escoger otro director técnico. Para esto optó por un ídolo del club: Pablo Javier Bengoechea. En este punto no había convencimiento del presidente, pero era el nombre menos malo.

El clausura y las finales



Con un equip…