Ir al contenido principal

La maldición de los años pares



Hace exactamente cuatro años, éramos felices. Le habíamos ganado a Chile y Bolivia de locales y habíamos sacado un punto (que creíamos de oro) ante Paraguay de visitante. Éramos la selección campeona de américa y teníamos a Luis Suarez en un gran momento. Sin embargo la realidad nos golpeó duro: resulta que a Paraguay le ganaron casi todos en Asunción por tanto ese punto de oro no sirvió para nada, Forlán empezó su declive fútbolístico (aunque no tanto como para jugar en Peñarol) y Suarez un eterno solitario que cuando no tenía doble amarilla, nos deleitaba por dos partidos (amarilla en el primero y en el segundo, suspendido en el tercero).



Así, nuestra creencia de que íbamos a clasificar sin sufrir se nos fue cuando empatamos con Venezuela acá, cuando a duras penas le ganamos a Perú de local, y cuando comenzamos a perder 4 a 0 con Colombia, casi perdemos con Ecuador en el Centenario, nos goléo Bolivia 4 a 1 y Argentina 3 a 0. Un año par lamentable en el que cosechamos solamente el 27% de los puntos en disputa. Luego de ese año, todos creímos que la clasificación era un imposible.



Hace exactamente ocho años, en realidad no sabíamos que iba a pasar. Teníamos que sacar puntos, pues Chile nos había empatado en el Centenario y nos habíamos quedado con uno de los mejores partidos en la era Tabarez, aquella derrota 2 a 1 ante Brasil, que perdimos de forma increíble gracias a Carini. Pero ese partido nos daba esperanza para recuperar esos puntos que necesitábamos.
Sin embargo ya al primer partido empatamos de local con Venezuela, complicando más nuestra situación. Cuando parecía que nos recuperábamos cuando le ganamos a Colombia de visita, un empate con Ecuador en el Centeario nos devolvía a la realidad... no pudimos recuperar puntos en ese año par, y se fue sin pena y sin gloria con el 50% de los puntos conseguidos.


Hace exactamente 12 años, creíamos que teníamos el mejor DT del mundo. Un técnico moderno, que nos iba a mostrar una selección diferente, la cual iba a clasificar por primera vez en su historia sin calculadora. El empate 3 a 3 en Brasil había roto esa pequeña desconfianza generada cuando perdimos 4 a 1 con Paraguay en aquel partido en el que Cono Aguiar nos deleito con sus dotes para formar parte del proceso de selecciones nacionales.
Sin embargo a penas arranco la fecha, tuvimos una derrota histórica 3 a 0 en el Centenario ante Venezuela, que terminó con ese super DT moderno. Así llamamos a Fossati, y perdimos 3 a 1 de local ante Perú, 5 a 0 ante Colombia de visitante, complicando mucho más la posibilidad de clasificación al mundial. En ese año nefasto, la selección obtuvo el 33% de los puntos en disputa.

Ya en el 2002, la eliminatoria se jugaba en 2 años, y por tanto no entra en nuestro análisis.



Este año estamos en una situación parecida a las anteriores. Creíamos que sin Luis Suarez la primera parte iba a ser muy complicada, pero no fue así. Le ganamos a Bolivia de visitante y goleamos a Colombia y Chile en el Centenario. Incluso ahora ante Brasil estamos felices porque vuelve Luis Suarez y además lo vamos a encontrar en un excelente momento jugando en el Barcelona.  Entiendo que tal vez jamás hayamos tenido un jugador de las características de Suarez, de la misma manera que también pasa que no podemos con el año par. Y ya para comenzar a balancear la vuelta de Suarez, este año par ha decidido eliminar a nuestros defensas titulares, para que Suarez sea solo un delantero de primer nivel al que no le llega una sola pelota pues nunca la podemos recuperar, salvo para sacar del medio.

La estadística es clara, cuanto más arriba arrancas más abajo caes y el año para caer es el par como se ve en la figura de abajo.





Así entonces nos sumiremos en este año par, un año de frustraciones y derrotas, y de la misma manera que siempre que salió el sol llovió, la lluvia para y quien nos volverá a rescatar es nuestro único Dios, que no es Suarez. Nos volverá a rescatar aquel Dios que juega todas las elminatorias con nosotros, aquel que nunca nos abandona. Nuestro Dios del repechaje, el único Dios que merece, en este país tan laico, tener un monumento en la rambla. Debería ser más grande que el Koreano, y agacharse en dirección al país ante el que jugaremos el repechaje.



Oh Dios del repechaje, te pedimos nuevamente que nos lleves a ese quinto puesto, que nos sigas permitiendo conocer nuevos continentes, y detengas esta herejía de aquellos que aún creen en la clasificación directa, o después de este año par, en la eliminación.






Comentarios

  1. No sea tan pesimista, tenemos a fucile, victorino y palito en su mejor momento para frenar a Neymar.
    5 lesionados, varios suspendidos, Cavani jugando poco La celeste se agranda en las difíciles.

    ResponderEliminar
  2. Tiene razón el Dr. la celeste se agranda en las difíciles (será por eso que mi jermu me compra siempre calzoncillos de ese color?)

    ResponderEliminar
  3. Excelente el articulo. Con la realidad justa y la acidez necesaria. Esperando el próximo articulo con ansiedad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pare de sufrir

El 7 de Setiembre volveremos a sufrir. Vuelve la eliminatoria sudamericana.  No recuerdo, ni tengo el conocimiento de si alguna vez no sufrimos; seguramente dejamos de sufrir por quedar eliminados antes de que termine, y por eso pudimos disfrutar algún partido con tranquilidad.

Creíamos nosotros ingenuamente que con esta selección; campeona de América, cuarta en el mundo; no íbamos a sufrir. La realidad fue otra; ese sentimiento nos acompañará siempre.

El juego de la eliminatoria se puede resumir de la siguiente manera. Uno tiene 8 partidos de local y tiene que ganar todos y si no los gana tiene que recuperarlos de visitante.Si uno termina con saldo 0 (se gano todo de local y se perdió todo de visitante) o más  hay grandes probabilidades de clasificar; en caso contrario a sufrir. Por ejemplo en la eliminatoria pasada Uruguay llegó al repechaje con saldo -3, y Argentina que fue el último clasificado directamente lo hizo con saldo +1.

 La tabla de posiciones de puntos ganados no aporta…

La gran estafa

El único objetivo de un torneo corto es el enfrentamiento entre Peñarol y Nacional. Los partidos previos en que dichos equipos se enfrentan a cuadros del campeonato under, son como una campaña de expectativa, para que los periodistas deportivos puedan establecer quien es el favorito a partir de los resultados.  Dado que uno está  aburrido de diez fechas con partidos intrascendentes uno espera en el clásico al menos ver un gol o varios  expulsados. Sin embargo nos encontramos con un empate 0 a 0 y con los 22 jugadores en la cancha al final del partido. El empate es como ir a escuchar a los Rolling Stones y que no  toquen Satisfaction, ir a ver a Paul Mc Cartney y que no toque Yesterday, ir a ver a la Vela Puerca y no sentir olor a porro, o ver seis temporadas de Lost y cuando llega el final queden la mayoría de los misterios que nos mantuvieron en vilo desde el comienzo de la serie sin respuesta.
Para no deprimirnos ante el empate,  sportsdomi ha inventado la figura del ganador honor…

Vergüenza juvenil

A veces, realizamos acciones de las que años después nos avergonzamos.
¿Quién no siente vergüenza hoy del 5 de Julio del año 1997? Ese día  salimos todos a la calle a festejar un vice campeonato mundial sub 20.
En el contexto de esos días, es verdad que la selección mayor no pasaba por su mejor momento. Estaba quedando eliminado del segundo mundial consecutivo, y en la copa américa de Bolivia no pasó la serie. Lo más cercano a un mundial con Uruguay que había para ver era la actuación de la selección sub 20. También debemos reconocer que en nuestros años viendo fútbol la selección de malasia 97 fue la única en la que uno veía que tenía buen juego de balón y el jugar la pelota por debajo salía de una manera muy natural.
Todo esto es verdad, pero no justifica festejar una derrota contra Argentina en un mundial sub 20 y hacerle el recibimiento que se le dio a esa selección. Peor aún fue nuestra ingenua creencia de que esas victorias se iban a trasladar a la selección mayor. Terminamos h…