Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2016

La guerra de los comunicados

En esta época en la que los jugadores de la selección han decidido plantarse con fuerza contra Tenfield, y en esta lucha de comunicados, varios jugadores y personalidades vinculadas al fútbol han manifestado su apoyo a este grupo de jugadores. Hemos aquí hecho una recopilación de los comunicados más destacados.

Walter Lopez


Estoy a favor de los jugadores de la selección. Tenemos que encender nuestra voz. Hay que comenzar a convertir el pasado en cenizas y prender la llama del futuro. Si se arregla con Tenfield se quema todo. Tenfield está prendido fuego y ya compré el seguro a ver si esta vez lo puedo cobrar.

Japo Rodriguez

A quien corresponda,
Es la hora de enfrentarnos y atravesar ese muro que nos puso Tenfield para no permitir luchar por nuestros derechos. Yo estoy dispuesto a impactar contra ese muro, a lucharla. Pero no anden especulando solo con mi persona. Pues todos los jugadores somos hermanos en nuestra lucha.

Discoteca Nuñez
Queridos,
Estuve con la niña Loly. Para vos Rial que lo …

Godin y el pajarito de la paz

Godín se encontraba en el complejo celeste, cuando se le apareció un pajarito. No le dio mucha importancia, a pesar de que el pajarito silbaba y silbaba sin parar. En determinado momento el pajarito voló y se posó sobre el hombro de Diego. Fue en ese momento en el que se dio cuenta que estaba ante el pajarito de Obdulio. ¿Qué le dijo el pajarito de Obdulio?... Absolutamente nada ya que los pajaritos no hablan.
De todas maneras el plantel de la selección se puso a discutir con Godín, si realmente existía la reencarnación, y si bien no sacaron ninguna conclusión, salvo Cavani que negó rotundamente la existencia de tal fenómeno, todos conjeturaron de que el gran Obdulio no reencarnaría en tal débil especie. Se lo imaginaban tal vez como un animal salvaje, tal vez un león, un tigre, o en el peor de los casos un oso panda reproductor que gracias a él, salva a estos osos de su extinción. Por tanto se dieron cuenta que el pajarito era un impostor.
-¿Quién pudo hacer tal sacrilegio de reenca…